Inicio

El camino simple hacia la riqueza

El camino simple hacia la riqueza

Creo que, en mayor o menor medida, a todos nos gustaría tener una cuenta corriente en el banco rebosante de plata. Cifra tras cifra, la cartola muestra el éxito que hemos alcanzado con sudor y lágrimas. Han sido años viviendo bajo un constante estado de alerta, en que el estrés inunda todos los tejidos de nuestro cuerpo con sus indeseados jugos de la angustia y la inquietud. En una jornada de trabajo normal, no hay minuto que pase en que no estemos pensando en algo en particular y, es bien sabido, que el cerebro es una máquina devoradora de energía. Al final del día (o mucho antes) nos encontramos agotados, sentados en el living de la casa que aún estamos pagando y nos preguntamos si vale la pena seguir viviendo a este ritmo. Pero hay un estilo de vida que mantener y un sinfín de cuentas (boletas de servicios, tarjetas y líneas de crédito) que no se pagan solas. Nos volvemos a preguntar: ¿vale la pena?

La propuesta de JL Collins en The Simple Path to Wealth es simple: invierte todo lo que puedas en fondos indexados (o en ETFs). Para ello, hay algunos requisitos: tienes que elimines tu deuda por completo (o la reduzcas a lo mínimo indispensable, por ejemplo, para pagar una casa), tienes que gastar menos de lo que ganes y debes ahorrar el resto (y no solo ahorrarlo, invertirlo). Collins propone un camino dividido en dos etapas generales: la acumulación de riqueza y la conservación de riqueza. En este caso, solo te compartiré mis apuntes de la primera etapa. Si te interesa la propuesta del autor, ya sabes qué hacer: leer el libro completo.

La bolsa de valores es considerada altamente riesgosa. Mantén tu inversión durante 10 años y tendrás altas posibilidades de lograr un beneficio. Manténla durante 20 años y es casi seguro de que lo conseguirás.

🤑 La acumulación de riqueza

En términos probabilísticos es casi imposible que nazcas rico. A menos que hayas tenido la ventaja de nacer en una de oro, tendrás que reunir el dinero que quieres poner a trabajar por ti. Obviamente no tienes que reunirlo todo de una vez. Hay dos aspectos clave en este proceso: primero, la constancia (hay que invertir mes a mes tanto como sea posible) y, segundo, el interés compuesto (responsable de multiplicar el capital de manera exponencial). ¿Dónde invertir? El autor (de nacionalidad estadounidense) recomienda insistentemente invertir en uno de los fondos indexados de Vanguard porque es el que tiene la menor comisión del mercado. En caso de no tener acceso a Vanguard, principalmente por razones geográficas, sugiere buscar alternativas similares o invertir en ETFs. Si no sabes lo que es un ETF, sigue este link. La gente de Racional te lo puede explicar mejor que yo. De todos modos, el autor dice que no es necesario entender muy en detalle como funciona el mercado para invertir. Pese a que los resultados pasados no garantizan resultados futuros, es casi seguro que si mantienes tus inversiones por un periodo de tiempo lo suficientemente largo (10, 20 o más años) los resultados serán favorables.

⌛ ¿Cuándo es el mejor momento para invertir?

Si alguna vez has pensado que los grandes inversionistas encuentran una poderosa ventaja en sus conocimientos del mercado bursátil, te encuentras en un craso error. Por mucho que se conozca el mercado económico local o global es imposible hacer ninguna clase de predicción respecto del comportamiento que tendrá un determinado valor cotizado en bolsa. Para ganarle a la bolsa tendrías que ser capaz de identificar los máximos (y vender), identificar los mínimos (y comprar) y repetir este proceso una y otra vez. ¿Es posible? Claro que no. Si alguien pudiera hacerlo sería por lo menos más rico que Warren Buffett, porque nada sería más rentable que poseer esta habilidad. Algunos gurús del mercado podrían conseguir buenos resultados un par de ocasiones, pero nadie puede hacerlo en forma consistente en el tiempo. De hecho, hay asesores que se aprovechan de ello y utilizan estrategias (que en el libro se explican en detalle) para engañar a la gente. Por eso, ¡nunca confíes en un asesor financiero! Su remuneración depende de importantes comisiones que recibe a cambio de convencerte de tomar una u otra decisión.

💳 Los problemas asociados a la deuda

  • Te esclaviza a tu fuente de ingresos, lo que imita, entre otras cosas, tu capacidad para decidir si sigues o no en el puesto de trabajo que mantienes actualmente.
  • Aumenta tu nivel de estrés. Pensar día tras día que se acerca fin de mes y, con ello, un sinfín de responsabilidades financieras ante las que responder, te mantiene en estado de alerta.
  • Experimentas las mismas emociones negativas que un adicto: arrepentimiento, culpa, vergüenza, etc.
  • Vives constantemente pensando en el futuro. La ansiedad y el estrés van de la mano y tienen su base en los mismos procesos neurofisiológicos del sistema nervioso.
  • Tu cerebro termina consolándose en la esperanza de que el futuro traerá consigo alguna solución mágica. La verdad, es que no será así.

😣 ¿Por qué las personas pierden dinero en sus inversiones?

  1. Creen que pueden predecir el mercado. Como vimos antes, no se puede.
  2. Creen que pueden elegir el mejor valor individual (las acciones de una única empresa X), apostando a ganador. Si no eres Warren Buffett, Michael Price o Peter Lynch, entonces es mejor apostar por los fondos indexados.
  3. Una comisión del 1% puede parecer nada, pero cuando vives del retorno del 4% (que es el modelo propuesto por el autor para la etapa de conservación de la riqueza) un 1% representa el 25% de tus ingresos.
  4. Invertir no da resultados rápidos, por tanto, es poco o nada emocionante.

Cierro con una pregunta: ¿te queda alguna duda de que es un libro maravilloso?